Luchar contra las causas de los residuos plásticos

KALDEWEI, Ahlen, octubre de 2019. – Kaldewei apoya la importante labor de la WWF para proteger los mares. El objetivo de esta colaboración consiste en mejorar la gestión de los residuos en el Sudeste Asiático. Al no existir un sistema organizado para desechar los residuos, estos suelen acumularse sin orden ni concierto y terminan llegando al mar en grandes cantidades debido a las frecuentes inundaciones de las cuencas fluviales. Nuestra lucha contra los residuos plásticos comenzó en 2018 con un proyecto modelo en la capital provincial de Tan An, en el Delta del Mekong (Vietnam). El proyecto corre a cargo de Bernhard Bauske, coordinador de proyectos de desechos marinos en la WWF. En esta entrevista, el experto en desechos marinos responde a preguntas sobre el estado del proyecto, el progreso en el emplazamiento y los retos pendientes por superar.

Sr. Bauske, ¿cómo valora usted el problema de los residuos plásticos en todo el mundo?
El plástico se produce en grandes cantidades, no es biodegradable y suele acabar en el entorno de forma descontrolada y en grandes cantidades. Si consideramos tan solo los residuos de envases de todo el mundo, observamos que el 32 % se vierten al entorno, es decir, a ríos y mares. Cada minuto se vierte al mar una cantidad de plástico equivalente a la de la carga de un camión. Además, ya hay entre 80 y 120 millones de toneladas de residuos en los océanos, algo que repercute en el ecosistema marino y, sobre todo, en su fauna: las aves, los cetáceos, las tortugas y los peces ingieren el plástico, algo que les perjudica y que, en muchos casos, les provoca la muerte. Los residuos plásticos del mar afectan a unas 800 especies animales. La producción de plástico aumenta globalmente en un 5 % todos los años, por lo que solo podremos frenar este problema medioambiental en todo el planeta si organizamos mucho mejor y con rapidez la eliminación de los residuos. El plástico no ha de llegar al entorno.

¿Por qué se seleccionó el Delta del Mekong, en Vietnam, para este proyecto piloto?
Vietnam es uno de los cinco países que más plástico desecha al mar. Los motivos se encuentran en la ausencia de sistemas de recogida, reciclaje y eliminación de residuos, o en la mala calidad de los mismos. Además, la sociedad vietnamita apenas está concienciada por lo que al efecto medioambiental de los residuos plásticos se refiere. Alrededor del 80 % del plástico que acaba en los ecosistemas marinos lo hace debido a la ausencia de conceptos de gestión de los residuos en el continente. En Vietnam solo se recicla el 14 % de los residuos plásticos, mientras que el resto se abandona en vertederos o directamente en el entorno, sin ningún tipo de tratamiento, y suele llegar al mar a través de los numerosos ríos del país. El Mekong, en el sur de Vietnam, desempeña así un papel clave, ya que su considerable corriente incluye a los once ríos que más residuos plásticos llevan̈ al mar del mundo.

¿Tenía la WWF contactos previos en la región?
El proyecto piloto se decidió ya en 2017 por la provincia de Long An, puesto que la WWF llevaba aplicando allí desde hacía años varios proyectos de protección de la naturaleza. El apoyo de Kaldewei ha permitido a la WWF empezar muy pronto a desarrollar medidas para reducir la llegada de residuos plásticos al mar, así como a poner en práctica el proyecto piloto en colaboración con WWF Vietnam. Ha sido de gran ayuda.

¿Qué se está haciendo exactamente en el proyecto modelo de Tan An?
Hasta la fecha, en las zonas rurales de la provincia solo se recoge una pequeña parte de los residuos; si bien en los asentamientos se recoge la basura, después se abandona en vertederos descontrolados. Por lo tanto, en esos lugares existe el peligro de que parte de los residuos plásticos de los vertederos llegue a los ríos durante las inundaciones del Delta del Mekong y, finalmente, acabe arrastrada al mar. Nos gustaría poner fin a esa situación clasificando todos los elementos reciclables de los residuos y eliminando de forma organizada la parte considerablemente inferior que quede. Por ello, ayudamos al gobierno local de la provincia de Long An a desarrollar un concepto mejorado de gestión de los residuos. Esto implica, fundamentalmente, recoger los residuos separados ya desde los hogares y organizar el reciclaje, sobre todo en el caso de la basura orgánica, que integra el 70 % de los residuos y con la cual se puede elaborar y vender compost. Lo mismo sucede con los residuos plásticos, que se pueden recoger por separado y venderse para su reciclaje. Respaldamos el proyecto con una amplia oferta informativa para la población de la zona.

¿Nos puede facilitar algo de información sobre el estado actual del proyecto piloto?
Durante los pasados nueve meses, los expertos alemanes y vietnamitas han elaborado un minucioso concepto para la gestión de los residuos. El concepto implica, por ejemplo, calcular en detalle las distintas variantes de la gestión de los residuos, como la quema de todos ellos o la recogida independiente, para lo que se calculan, entre otros elementos, la labor necesaria y los costes de recogida por separado, y se determinan los posibles ingresos de la venta de materiales a posibles compradores. En la provincia de Long An existe ahora un único plan de financiación para las inversiones y los gastos. Además, el proyecto modelo se planeó en todo detalle con los representantes de las autoridades locales, por ejemplo, por lo que al tamaño del área del proyecto, las rutas de recogida y la disposición de superficies para compostaje se refiere. Durante un evento celebrado a finales de febrero, se presentaron y debatieron los resultados obtenidos en la capital provincial ante las instituciones estatales, las partes involucradas del sector privado y los representantes de la población. Esto tuvo como resultado el apoyo y el empuje por parte de las partes interesadas.

¿Qué aspectos se han constatado durante el estudio de viabilidad?
Actualmente no se separan en absoluto las distintas clases de residuos. Por lo tanto, la cantidad de residuos que se vierte de forma descontrolada o que acaban en el entorno es considerable. En promedio, la cuota de recogida es del 67 %, pero en las zonas rurales es muy inferior. Allí, los desechos se queman, se entierran en huertas o se vierten a ríos y canales del Delta del Mekong. Ese es uno de los principales orígenes de los residuos plásticos del mar. Además, esta forma de deshacerse de los residuos conlleva riesgos para las aguas subterráneas, y la quema abierta pone en peligro la salud de la población con sus emisiones.

¿Han averiguado qué puede motivar a la gente a recoger los residuos, clasificarlos y, si procede, reciclarlos?
Algunas personas recogen en los hogares los residuos más valiosos, como las latas de aluminio o de hojalata y las botellas de plástico PET, para después obtener un pequeño beneficio vendiendo los materiales. Sin embargo, en los demás residuos también hay una parte considerable de materiales reciclables. La región presenta una gran demanda de compost y productos derivados, pero de buena calidad. Resulta imprescindible evitar la contaminación del compost con los residuos recogidos por separado, como es el caso de las pilas con sustancias nocivas o los envases antiguos de productos fitosanitarios.

¿Cómo pueden convencer a los responsables de tomar decisiones en Long An para que modifiquen el sistema de eliminación de residuos en el entorno?
La buena noticia que conlleva el concepto de gestión de los residuos es que los ingresos de la venta del compost y otros materiales, como el plástico, probablemente cubran gran parte de los costes de eliminación. Además, con ello se crean nuevos puestos de trabajo.

¿Cómo valoran el resultado del estudio de viabilidad?
Lo consideramos un gran paso, ya que, por lo que a los costes se refiere, el concepto resultará mucho más rentable que la práctica actual, consistente en recoger los residuos y desecharlos al entorno. No obstante, para poner en práctica este concepto en la provincia de Long An al completo, aún necesitaremos cuantiosas inversiones estatales, puesto que, actualmente, el nivel técnico y ecológico de las instalaciones de tratamiento y eliminación de residuos de la provincia de Long An es pésimo.

¿Qué implicaciones concretas tiene esto para el proyecto? ¿Cómo se procederá en el emplazamiento ante tales desafíos?
Nuestro concepto prevé que en un distrito de la capital provincial, Tan An, se recojan los residuos domésticos separados en tres clases: basura orgánica, materiales reciclables y demás residuos. La recogida de los residuos clasificados mejorará la calidad, de modo que puedan obtenerse mayores ingresos con estos materiales, por ejemplo, el plástico usado. Hemos adquirido contenedores y carros de recogida para ello. Además, contamos con una instalación de tratamiento de residuos que nos ha facilitado superficies para el compostaje.

En resumen: la recogida de residuos casa por casa mejorará en tres ámbitos. ¿Se están aplicando ya esas medidas en el lugar?
Sí. Después del evento celebrado en Tan An el 26 de febrero, durante el cual presentamos el proyecto, se planificaron y pusieron en práctica algunas medias concretas. De entrada, se incorporarán 4500 hogares al sistema de recogida de residuos por separado. Este mes de abril tuvo lugar una reunión con el Comité Popular del distrito del proyecto modelo en la que se abordaron cuestiones organizativas sobre la recogida de residuos por separado, por ejemplo, la disposición de carros de recogida y contenedores. El 3 de abril se celebró un taller para los 150 integrantes de la Unión Juvenil de Long An, durante el cual se trataron la repercusión del plástico en el medioambiente y las ventajas que conlleva clasificar los residuos. El taller para la Unión Femenina de la provincia tuvo lugar el 25 de abril; el 26 de abril para la Unión Femenina del distrito del proyecto modelo, y en mayo y en junio de 2019 se celebrará en los demás distritos de Tan An. De forma paralela, desde mayo de este año se facilitan información y talleres a los hogares del área del proyecto.

¿Cuál es el futuro desarrollo del proyecto y qué otras medidas se prevén?
Se compostarán unas 1000 t al año en la instalación central de clasificación y quema de residuos de Long An. La superficie para la instalación de compostaje estará disponible en junio de 2019. Se prevé desarrollar una línea de clasificación de plásticos con el fin de mejorar la calidad del material reciclable. Para mantener y mejorar la calidad del compost, se supervisará atentamente la recogida de residuos clasificados y se implantarán controles de calidad. Todas estas medidas contribuirán a alcanzar los ingresos previstos. En mi opinión, el correcto desarrollo de este proyecto es muy importante para la región, así como para las demás provincias. Debe demostrarse de forma convincente que la economía circular protege el medioambiente y genera ingresos económicos. Para ello resulta imprescindible garantizar la buena calidad de todas las medidas.

¿Cómo piensan presentar el resultado al público?
Un elemento fundamental del proyecto consiste en difundir los resultados del proyecto piloto una vez comenzado este. Con tal fin, hemos creado una plataforma informativa que difundirá nuestros excelentes resultados y experiencias por televisión, radio, a través de la página web del Comité Popular y en periódicos, de modo que lleguen a los responsables de tomar decisiones, pero también a otras partes interesadas, como colegios y organizaciones no gubernamentales.

Kaldewei es la primera empresa alemana que se involucra en la protección marina de este modo: ¿cómo perciben el papel de la industria en la lucha contra los residuos plásticos?
La ayuda de Kaldewei será fundamental para reducir la entrada de plástico al mar y, de ese modo, contribuirá a proteger la naturaleza y el medioambiente de forma general. Son las empresas que se involucran en la protección de los mares, como es el caso de Kaldewei, las que hacen posible poner en marcha esta clase de proyectos con tanta rapidez. Sin la ayuda de todas las partes y, en especial, de la industria, no podremos solucionar este problema global para el medioambiente. Quienes generen residuos plásticos, con independencia del lugar del mundo en el que se encuentren, deberán asumir la responsabilidad de eliminarlos. Es el caso, por ejemplo, de los productores de bienes de consumo de todo el mundo, en Alemania y en muchos otros países europeos, que deben ocuparse de recoger y clasificar los envases, así como los consumidores deben abonar tasas para el vaciado habitual de los contenedores de basura orgánica, papel y otros residuos y para el reciclaje de desechos y materiales.

Muchas gracias por habernos concedido esta entrevista, Sr. Bauske, y por ofrecernos una imagen tan precisa del curso actual del proyecto en el Delta del Mekong.

 

Fuente: Franz Kaldewei GmbH & Co. KG. Se ruega envío de ejemplar.

Texto
docx  |  464 KB
Todas las imàgenes
zip  |  2 MB
12_1_Kaldewei_WWF_Dr_Bernhard_Bauske
< DIN A4
672 KB

Bernhard Bauske, experto en desechos marinos de la WWF Alemania, advierte de que sin la ayuda de todos y, en especial, de la industria, no será posible solucionar este problema global para el medioambiente. Los responsables de generar residuos plásticos deben asumir la responsabilidad de su eliminación en todo el mundo.

Source: © WWF  |  12_1_Kaldewei_WWF_Dr_Bernhard_Bauske

12_2_Kaldewei_WWF_Dr_Bernhard_Bauske_Mekong
< DIN A4
1 MB

Bernhard Bauske, experto en desechos marinos de la WWF Alemania, visita los vertederos en Long An (Vietnam). En Vietnam solo se recicla el 14 % de los residuos plásticos, mientras que el resto se abandona en vertederos o directamente en el entorno, sin ningún tipo de tratamiento, y suele llegar al mar a través de los numerosos ríos del país.

Source: © WWF  |  12_2_Kaldewei_WWF_Dr_Bernhard_Bauske_Mekong